Marzo 2013

Hablemos bien de México, es una iniciativa llena de semillas, cada semilla es una palabra que a lo largo del tiempo dará frutos. Si logramos que estas semillas lleguen a nuestras familias, empresas y estados, estaremos aportando no un granito de arena, sino grandes herramientas para que nuestro país se transforme, avance y las futuras generaciones crean y sepan que son ganadores por haber nacido en esta familia y en este México. La voz de México somos nosotros, y es nuestra obligación como líderes, como medios y como individuos hablar bien de nosotros mismos. Al hacerlo, al pronunciar una palabra favorable para México abrimos un espacio y un oportunidad para que ese deseo de tener algo bueno no se esconda en nuestra pena y en el qué dirán, sino que tome fuerza con el aliento, cuerpo con nuestra voz y forma en nuestros hijos y en todo aquel que nos escuche.

Hablar bien de México tendrá eco en cada mexicano, en el amor por su patria. De lo contrario estaremos condenados a caminar sobre un camino gris de crítica y desilusión por donde pasaremos no solo nosotros, sino nuestras siguientes generaciones.

Extracto Concanaco

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.