Abril 2012

ACTITUD Y APTITUD

Es normal que al emprender un nuevo trabajo, empresa o al comenzar a estudiar una carrera nos encontremos con el temor a la palabra “Fracaso” o falta de “Éxito”.

En un mundo tan competitivo, es natural el temor a no tener éxito en los objetivos propuestos en el tiempo imaginado, o simplemente de abandonar a medio camino.

Pero, existen dos casi mágicas palabras, que teniendo en cuenta no solo su significado, sino aplicándolas en forma simultánea a nuestra conducta de vida, colaborarán con el logro de los objetivos que nos propongamos. Las mismas son Actitud y Aptitud.

Aptitud, significa poseer la capacidad para realizar una determinada faena, trabajo, función, etc. Todos sabemos que existen en muchos casos limitaciones físicas, sociales, monetarias, etc, que hacen que no tengamos la aptitud necesaria para tener éxito en ciertos emprendimientos.

Esto es, si quiero correr un maratón, primero tengo que ser apto para ello, por lo tanto requiero preparación física (…y por que no mental). Otro ejemplo, si quiero acceder a un trabajo administrativo en una empresa y ejercerlo dignamente, debo tener los conocimientos necesarios que me hagan apto, entonces estudio.

Pero para tener éxito, no solo se debe ser “apto”, sino también se debe tener la actitud necesaria para ello. Esto es el estado de ánimo y la conducta necesaria (esfuerzo físico y/o mental), conducida hacia el logro del objetivo propuesto.

Para tener éxito se debe contar con actitud y aptitud, en forma “simultanea”. Si faltare alguno de los dos, difícilmente se logren las metas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.